Durante el descanso de una jornada de siega, un trabajador portugués estaba colgándose de las ramas de un árbol para divertir a la gente, cuando en un momento desafortunado se soltó de las ramas dando con las costillas en el suelo. Mi abuelo le preguntó si se había hecho daño, a lo que el portugués respondió: ¡¡¡Me cago en La Luna!!!.

viernes, 26 de diciembre de 2008

LOS MISTERIOS DE VICTOR SANCIPRIAN III (El Espíritu Navideño).

Ya estamos metidos de lleno en las fechas más mágicas del año (si no contamos la apertura del año fiscal) y el mundo se llena del llamado Espíritu Navideño. Pero, ¿qué es este ente que provoca que agarrados ancianos con chistera ablanden su corazón y le den un penique a huérfanos con tos y gorras remendadas?. Como no podía ser de otro modo, nuestro más apreciado colaborador, JJ Benítez, nos trae algunas respuestas en un apasionante reportaje.

JJ celebrando la nochevieja con los colegas.

La historia del Espíritu Navideño comienza en 1653 en un pueblo de la Italia boreal llamado Coglioncilli. Allí, la familia Navidegnio llevaba décadas exportando pinos nevados para usar como árboles de navidad en todo el mundo. Pero aconteció que ese año, en el día de Nochebuena, una banda de motoristas atacó la plantación de los Navidegnio, vertiendo gasoil en cada árbol y prendiéndoles fuego. Se perdieron más del 80% y se derritió más del 95% de la nieve. El negocio estaba perdido.

Motocicleta del siglo XVII en un yacimiento de la costa Italiana.

La mayoría de los miembros de la familia y algún empleado consiguieron trabajo en la industria del mazapán, pero esto no era suficiente para Giusseppe, el más joven de la familia, que pronto montó en su mula para buscar venganza.
Giusseppe encontró a los motoristas en una famosa cantina de carretera de la época, pero cuando se disponía a acabar con la vida de uno ellos, el líder de la banda le golpeó por la espalda con un bastón de navidad, provocándole una contusión que en unos minutos acabó con su vida.

El bastón navideño fue un arma muy común desde el siglo X al XVII aprox.

Se dice que desde entonces, el espíritu de Giusseppe, viendo que la venganza es un error, vuelve cada navidad para llenar los corazones de la gente con amor y bondad, para que así su desgracia no se pueda repetir. En un principio se le llamó el Espíritu de Navidegnio, para a lo largo de los años derivar en el actual "Espíritu Navideño" o como lo llaman en Francia: "L'Spiritû de l'Amour®".
Yo mismo he ido varias veces al lugar donde hace más de 300 años estos despiadados motoristas acabaron con la vida de Giusseppe, y me he encontrado con no pocas sorpresas. En el lugar que antaño se levantaba la cantina, existe hoy en día una fábrica de calcetines. Calcetines y el Espíritu Navideño, esto no podía ser una coincidencia.
Los amables dueños de la fábrica me permitieron fotografiar varias muestras de sus calcetines y me encontré algo que me dejó el culo hecho Pepsicola:
Esto es una foto normal de los calcetines, nada extraño ¿cierto?, pero observen la siguiente imagen tomada a los mismos calcetines con una cámara ectoplasmática:


Efectivamente, se observan altos índices navideños por todos los calcetines. Pero esto no ocurre sólo en ese lugar. Aunque en menor medida, he conseguido otras imágenes parecidas a lo largo del globo, como la siguiente, tomada en Utterbratten, Alemania.

Pino fotografiado con una cámara normal y a continuación con una ectoplasmática.

¿Realmente esta explosión de bellos adornos y buenos sentimientos se debe al espíritu de un italiano asesinado por motoristas del siglo XVII?. Resulta difícil de creer, sobre todo habiendo explicaciones más sencillas. La que yo propongo es la más válida y convincente: todo apunta a que es algo que provocan los extraterrestres, porque como llevo demostrando años en mis investigaciones, el ser humano no sabe ni hacer la o con un canuto.

Desde aquí agradecemos a JJ una vez más su colaboración y deseamos a todos nuestros lectores (los cinco) que el Espíritu Navideño les posea y que a ser posible les dure todo el año, aunque eso ya no depende del bueno de Giusseppe me temo.

13 comentarios:

elnotta dijo...

Todo el mundo sabe que la motocicleta la inventó Leonardo Da Vinci basándose en un diseño del mismísimo Jesucristo que formó la primera banda de moteros conocida: Los Apóstoles del Infierno (Esta última parte fue suprimida de los manuscritos por el poder eclesiástico) Cada miembro montaba sobre un carro de solo dos ruedas del que tiraban burros o mulas... Pero esa es otra historia.

Víctor SanCiprián dijo...

Una interesante observación Elnotta. Yo solo sabía que Cristo había inventado el secador de pelo, pero no sabía nada de las motos.

ivan dijo...

Sí, lo sé. Y creo que he pagado ampliamente por ello. Pero no te cansas de recordarme y vilipendiarme que fuí a ver "el motorista fantasma". Otra vez vuelves con motoristas, fuego y fantasmas. ¡¡Perdóname ya!! Usa tu espiritu navideño y no me lo recuerdes que bastante tuve yo con aquellas dos horas

Víctor SanCiprián dijo...

Que cayese usted una vez, es perdonable, pero que le arrastrasen a ver otra de semejante calibre... Recuérdeme que no le ajunte más en lo que queda de año.

Anónimo dijo...

q clase de espiritu d mierda es ese giussenosecuantos???tiene q alcanzar una moto con una mula para q lo mate una gominola y aun asi no vuelve d entre los muertos con sed de vendetta???
sera el mazapan q afecta las conexiones neuronales..o ectoplasmaticas...o lo q sea

o puede q sea todo un complot entre cocacola y las harley-davidson..ummmmmmmmmmmmmm

olalla dijo...

Un amigo ha insistido mucho en que te diga q eres muy feo y muy mala persona...(era asi no??^^)

Víctor SanCiprián dijo...

Sí, era más o menos así, hay que entender tu cerebro limitado para saber lo que quieres decir en realidad, pero sí.

En cuanto a lo del espíritu, pues qué quieres hija, es El Espíritu Navideño, si esperabas venganza pregunta mejor por el espíritu de William Wallace o el del pato Lucas.

Kike dijo...

¡Mola! Faltan unas psicofonías navideñas y entonces este post sería P-E-R-F-E-C-T-O

PD-> Lo de los anónimos es un despiporre total XDDD

Víctor SanCiprián dijo...

En este caso el anónimo es amiguete, de echo es la misma que escribe después, que se olvidó conectarse. Así que en este caso las descalificaciones son totalmente consentidas.

Para el próximo prometo psicofonias y quizá un equipo de protones.

Daniel dijo...

Avísame si necesitas ayuda con el equipo de protones.
Ahora mismo estoy trabajando en una teoría de partículas ectoplasmáticas que me ha inspirado el propio JJ. Pronto escribiré una serie de 9 libros enormes para explicar mis descubrimientos!

Víctor SanCiprián dijo...

Espero que esos libros los ilustre John Howe para hacerlos más ligeros.

Anónimo dijo...

Si las ilustraciones de John Howe no consiguieron que el Señor de los Anillos dejara de ser un coñazo...

Víctor SanCiprián dijo...

Pues mi edición solo tenía los dibujos en la portada así que imagínese.
Pero no seamos malos, el Señor de los Anillos es una magnífica obra, simplemente a algunos nos parece que Tolkien no era consciente del aburrimiento que podía llegar a producir en algunos momentos.