Durante el descanso de una jornada de siega, un trabajador portugués estaba colgándose de las ramas de un árbol para divertir a la gente, cuando en un momento desafortunado se soltó de las ramas dando con las costillas en el suelo. Mi abuelo le preguntó si se había hecho daño, a lo que el portugués respondió: ¡¡¡Me cago en La Luna!!!.

lunes, 10 de diciembre de 2007

VISITANTES DE DORMITORIO

A él tampoco le creyeron.

Ocurrió hace una semana. Yo estaba durmiendo tranquilamente cuando de repente sentí que alguien se ponía encima de mi y me empujaba hacia abajo, como si no quisiese dejarme levantar. Esto duraría apenas un segundo, y a continuación sentí que mi cuerpo estaba paralizado, ¡no podía moverme!. Todo el proceso no debió durar más de cinco segundos y enseguida lo achaqué a estas alucinaciones de la duermevela, en la que actuamos como si estuviésemos borrachos (aún recuerdo un día en que mi hermano se partió de risa viendo como yo, después de quedarme dormido viendo la tele, intentaba apagar el monitor del ordenador con un mando a distancia inexistente).
Pero cuál no sería mi sorpresa, cuando ayer domingo en el programa de Iker "¿Porquenodecirlo?" Jiménez pusieron un reportaje sobre los "visitantes de dormitorio" describiendo prácticamente todos mis síntomas, ¡incluido el empujón!.
La cosa iba de gente que despierta en su cama paralizados y ven apariciones de personas que les miran e incluso señalan. Otros también oyen voces. También dicen que la mayoría sienten angustia al ver que no se pueden mover.
En el tono "pseudoescéptico" del programa (que yo siempre veo por criticar las chorradas que se inventan, lo juro), dijeron que esto le ha pasado por lo menos una vez al 40% de la población y que parece ser debido a que el cerebro se "despierta" antes que el cuerpo y por eso no te puedes mover.

Les habría llamado, pero se estaba muy agusto en la cama.

Yo la verdad es que no le di mayor importancia, y como ya os he dicho, pensé que se trataba de un delirio del sueño. Lo que sí es cierto es que ni me angustié y ni vi ni oí a nadie y en cuanto se me pasó la parálisis (que fue enseguida) me di la vuelta y seguí durmiendo.
Pero todo esto me ha hecho pensar en que no es tan raro que haya gente que crea a pies juntillas que ha visto fantasmas o cosas así. Yo como no creo en esas cosas pues no le di importancia, pero si esto le pasa a cualquier flipao de los que hay por ahí (que hay muchos), pues enseguida empieza a decir que Vigo, el azote de los Cárpatos, le ha visitado.
Eso sí, lo de que el cerebro se despierta antes que el cuerpo me ha dado algo de mal rollo.

5 comentarios:

Heitor dijo...

Esto me recuerda a mi noche paranormal.
Un día, a altas horas de la madrugada, noté que mi cuerpo empezaba a moverse. En esos momentos en los que aún no estás despierto, la mente empieza a hacerse preguntas absurdas: ¿me muevo yo? ¿se mueve la cama? ¿voy a poder dar vueltas a la cabeza como la niña del exorcista?
Al final, resultaba que un pequeño terremoto había pasado por Vigo.
No estuvo mal la cosa.

Daniel dijo...

Así es, las decisiones es mejor tomarlas por la mañana. La noche cambia muchos pensamientos.

Víctor SanCiprián dijo...

Los terremotos yo solo los he notado de dia. Como podéis comprobar, yo cuando duermo, duermo.
Yo de noche ni siquiera tengo pensamientos Dani.

Johnny B. dijo...

Probando mi identidad blogger.
Deja de mentir victor sanciprian

Víctor SanCiprián dijo...

Si es que ahora le dan un blog a cualquiera.