Durante el descanso de una jornada de siega, un trabajador portugués estaba colgándose de las ramas de un árbol para divertir a la gente, cuando en un momento desafortunado se soltó de las ramas dando con las costillas en el suelo. Mi abuelo le preguntó si se había hecho daño, a lo que el portugués respondió: ¡¡¡Me cago en La Luna!!!.

jueves, 31 de mayo de 2007

¿ES UNA REVISTA?, ¿ES UN LIBRO?, ¡NO!, ¡ES EL Nº1 DE SUPERMAN!


Gracias a cierto contacto anónimo de las altas esferas del cómic, ha llegado a mis manos uno de los pocos ejemplares del nº1 de Superman que se conservan. Después de sacarlo de la cámara hiperbárica que evitaba que nuestra mortalidad ajase sus páginas, lo leí para que vosotros, apreciados seres, podáis conocer el origen del boy scout más fuerte del universo.

La portada de este número 1 de Action Comics, y por lo tanto de Superman, ya es harto conocida. Muchos la podréis recordar en esa escena de los Simpson en la que Krusty enciende un puro con un ejemplar. En dicha portada hay algo que me llamó la atención después de hojear el cómic: Superman lleva unos botines rojos. "Estás loco", diréis, "Superman siempre lleva botas rojas". Pues no, en el interior de este nº1 podemos ver que sus piernas son completamente azules, incluso se aprecian unas tiras alrededor de sus gemelos que recuerdan a las ataduras de las alpargatas de los trajes regionales. A lo mejor el secreto de su fuerza es que era vasco oyes.
El origen Kryptoniano de Superman es ventilado en solo una viñeta, en la que vemos cómo despega el cohete en el que lo meten sus padres, bueno, su padre, porque de su madre no dice nada. Y al padre no se le ve, ya os he dicho, solo una viñeta.
En dos viñetas más vemos algo que por un momento casi paso por alto, (el comic está en ingles y a veces da pereza leerlo al detalle) al chiquillo no lo encuentran los Kent, si no un tío que pasaba por ahí y que lo envía a un orfanato.
Luego nos explican que según maduraba descubrió varias habilidades, como levantar grandes pesos (sale levantando una viga frente a varios obreros anonadados, lo que nos hace deducir dos posibles cosas: 1-Que antes que periodista fue currela de la construcción o 2-Que se pasaba por allí para chulear). También nos dicen que puede correr más rápido que un tren expreso (y sin leños de colores) y que puede saltar a un octavo de milla de distancia (al cambio 30 €) y 20 pisos de altura. Y digo saltar, porque parece ser que en principio no volaba, solo saltaba muy alto, lo que en cierto modo es más realista y relativamente más científico. ¡Porque sí!, hay explicación científica y todo. En dos viñetas nos explican que los habitantes de su planeta (aún no aparece el nombre Krypton) están millones de años más avanzados que aquí y en su madurez son así de bestias, por lo que no necesitan Cola Cao y no conocen la canción del negrito. En esas dos viñetas nos dicen que también las hormigas pueden levantar cientos de veces su peso y que los saltamontes pueden saltar el equivalente a varios edificios. Antaño leías comics y aprendías biología, hoy día solo engendran violencia y destruyen la familia.
El traje no ha cambiado mucho desde entonces, aparte de las ya mencionadas botas. La S del pecho es amarilla y está dentro de un triángulo del mismo color, y es una S normal, no la elaborada que veremos más adelante. Por lo demás el traje es tal y como lo conocemos hoy. Y si estabais esperando un chiste con lo de los calzoncillos por fuera os vais a quedar con las ganas.
La primera aventura del hombre de acero consiste en ir a la casa del gobernador para que impida que una mujer inocente muera en la silla eléctrica. La historia es un poco confusa, porque al principio llega con una mujer atada y amordazada, pero no nos dicen quién es. Al final deducimos que es la verdadera culpable, pero en ningún momento se vuelve a hablar de ella. Y solo sabemos que Superman tiene pruebas de la inocencia de la otra mujer, pero no nos dicen cómo ha llegado a esa conclusión ni cual es toda la historia. Lo único que sabemos es que Superman va a la casa del gobernador, le destroza las puertas, discute con el mayordomo y exige que se libere a la mujer.
Otra curiosidad es que al principio el Daily Planet no es el Daily Planet, si no el Daily Star. Como no se mucho sobre los comics de Superman, no se si es que empezó en el Daily Star y luego entró a trabajar en el Planet o es que el Star cambió de nombre después de ser absorbido por una OPA hostil. Por cierto, no se por qué, cada vez que oigo "OPA hostil" me imagino a una langosta gigante atacando una ciudad. Bah, olvidad esta gilipollez.
En el comic hay más historias en las que Superman hace lo que acabaría haciendo toda la vida: empujar y levantar cosas y tirar villanos contra las paredes. Dejemos lo de investigar para Batman.
Y a partir de ahí ya sabéis toda la historia, dentro de un año justo el Kryptoniano cumplirá 70 años. 70 años en los que ha conseguido que nadie le vea sin gafas cuando es Clark. Imaginamos que nunca practicaría ningún deporte, porque los que llevamos gafas sabemos que los balones son atraídos por ellas y nos las tiran al suelo, es un hecho científico, como los poderes de Superman.
¿Es este un buen cómic o un mal cómic?. Supongo que es algo que no se debe ni plantear, es como preguntar si los relieves de la catedral de Zamora (un poquito de chovinismo) son buenos o malos, simplemente son parte de la historia.

P.D. Os preguntaréis por qué no he puesto ninguna imagen del cómic. ¿Para qué voy a gastar espacio de almacenaje del blog si en esta página tenéis el cómic enterito: Action Comics nº1?. Viene completo, aparte de Superman tiene historietas de vaqueros, héroes árabes y magos. Todas esas cosas que molaban en los años 30.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

mira lete, mauro ha hecho este hace poco: http://porqueyositengotiempo.blogspot.com
gabi

Anónimo dijo...

pero tienes el cómic porque lo tienes o te lo has descargado? porque tener el cómic tiene que ser increible, no tiene años ni nada, tiene que costar un pastón.
superman no sirve para nada, parece un obrero de la construcción, todo el dia levantando y empujando cosas, el eterno ayudante

Heitor dijo...

Ahh, los primeros números. En general son malísimos, las historias son demasiado simples, los protas no son ni la sombra de lo que llegarán a ser, ni siquiera explican con claridad los orígenes que serán retomados por algún otro guionista listillo, pero son los más buscados.
Paradojas del friki comiquero.

Víctor SanCiprián dijo...

Si lo tengo de verdad o no, es algo que dejaré en la incertidumbre, para no romper la magia.
Vaya Heitor, no lo quería decir, pero sí, es muy cutre. El que la gente lo desee tanto es una razón más histórica que de entretenimiento. Y por lo de la ley de la oferta y la demanda.