Durante el descanso de una jornada de siega, un trabajador portugués estaba colgándose de las ramas de un árbol para divertir a la gente, cuando en un momento desafortunado se soltó de las ramas dando con las costillas en el suelo. Mi abuelo le preguntó si se había hecho daño, a lo que el portugués respondió: ¡¡¡Me cago en La Luna!!!.

sábado, 24 de noviembre de 2007

¡NUEVO COLABORADOR!

Demos la bienvenida a Me Cago en La Luna a un nuevo colaborador, nada más y nada menos que Adam West, el entrañable Batman de los 60, que irá amenizándonos de vez en cuando con consejos sobre civismo, como ya solía hacer en la dicha serie. ¡Que falta os hace a todos pequeños salvajes!.

Así que no os olvidéis de echar un vistazo a la columna de la derecha, esa que siempre pasáis de largo, que es donde irá saliendo. Las sucesivas apariciones las iré colgando en un nuevo blog, por si alguien se pierde alguna.
¡Ah!, y no, el avance del otro día no tiene nada que ver con esto.

4 comentarios:

Heitor dijo...

Como no hacer caso a un tipo que tiene remarcada la nariz de la máscara con un trozo de tiza. Así impone cualquiera!!

Víctor SanCiprián dijo...

Jajaja, lo de la tiza de la nariz lo estuve comentando ayer con el profesor Cornucopia. Lo de las cejas puede entenderse, un poco. ¿Pero a qué viene lo de la nariz?.

Daniel dijo...

Señor Adam West, mi mamá dice que los niños no podemos cruzar la calle solos, porqueeeeeee?

Víctor SanCiprián dijo...

Adam West responde: Pequeño dani, tu madre te miente, como todas las madres. Los niños pueden cruzar la calle solos, pregunta en cualquier hospital y ellos te lo confirmarán.