Durante el descanso de una jornada de siega, un trabajador portugués estaba colgándose de las ramas de un árbol para divertir a la gente, cuando en un momento desafortunado se soltó de las ramas dando con las costillas en el suelo. Mi abuelo le preguntó si se había hecho daño, a lo que el portugués respondió: ¡¡¡Me cago en La Luna!!!.

lunes, 29 de octubre de 2007

¡VOTEN!

Después de que en el concurso de fotografía de la web de Hermisende no aceptaran mis fotos, imagino que por eso de que no las consideraron arquitectura popular, he enviado tres al concurso de la revista Magazine. Así que el que quiera que entre y me vote, si es que les gustan claro, yo no quiero que nadie sea contrario a sus gustos artísticos.
No os puedo dar un enlace a las fotos porque cambia cada vez que alguien envía fotos nuevas, pero podéis entrar aquí y poner en el buscador mi apellido, Ferrero, y aparecerán entre otras. Para que sepáis reconocerlas, os las pongo aquí:

En caso de que os hayan entusiasmado os recuerdo que se puede votar más de una vez y no olvidéis recomendarlas a amigos, vecinos, familiares y chimpancés que sepan apretar teclas.
De propina mientras esperáis nueva entrada, os pongo también las del concurso de Hermisende, así por lo menos alguien las puede disfrutar (o aborrecer, quién sabe):

3 comentarios:

Heitor dijo...

Vaya, si a ti no te aceptaron las fotos en el concurso de Lapelandia y a mi padre tampoco... ¿quien coño ha participado?
Ahora mismo me pongo a elaborar una elaborada teoría de la conspiración sanabresa, que esto tiene que estar relacionado con los carqueixeiros, que seguro que acaban derribando algún castiñeiro haciendo chocar un tractor conducido por una gallina amaestrada. Lo veo...

Daniel dijo...

Pues a mí tampoco me aceptaron las fotos para el concurso... Sí que es sospechoso.

Tus fotos están muy chulas, Lete. Mi favorita es la planta extraña esa. Pero una cosa, creo que para encontrarlas es mejor buscar sólo tu apellido "Ferrero", salen ésas las 3 primeras y con el nombre completo salen un montón.

¡Y qué caña! ¿Se puede votar infinitas veces?

Víctor SanCiprián dijo...

Heitor: Está claro que es una conspiración a sabiendas de que todo el talento fotográfico de la zona se concentra en San Ciprián. Las gallinas amaestradas son sólo la punta del iceberg, se oyen rumores de ratas cobeiras con armaduras de niquel-metalhidruro.
Dani: Gracias por el apunte, ya lo he corregido en la entrada. Sí, al parecer se puede votar infinitas veces, pero es un proceso tedioso y ni siquiera yo lo hago.